Anclajes y Cerramientos

Los anclajes son elementos que trabajan a tracción empleados para transmitir grandes cargas al terreno. Con ellos se trata de mejorar las condiciones de equilibrio de estructuras mejorar las condiciones de equilibrio de estructuras verticales como muros de contención o taludes. Se utilizan en combinación con estructuras como pilotes, micropilotes o pantallas continuas para asegurar la contención del terreno.

Para su ejecución se realizan perforaciones horizontales o con inclinaciones de entre 30 y 45 grados, en las que se introducen varios cables, se inyecta la lechada y se tensan los cables hasta obtener el tonelaje de diseño necesario para el sostenimiento de la estructura.

Los anclajes son los elementos empleados para transmitir grandes cargas al terreno, que utilizamos en combinación con estructuras como pilotes, micropilotes, pantallas continuas, aseguran la contención del terreno.

Tipos de anclajes

  • Anclajes activo o pasivo. Según el nivel de carga inicial que se les aplique, a los primeros se les somete a una carga de tesado mientras que a los segundos se les deja una carga inicial baja.
  • Anclaje permanente o provisional. Según la vida útil, los primeros proyectados para una vida superior a los dos años y los segundos inferior a dos años, o menor en el caso de ambientes y/o terrenos especialmente agresivos.
  • Anclajes con inyección única (IU), inyección repetitiva (IR) o inyección repetitiva y selectiva (IRS). Según se efectué o no la reinyección del bulbo.

Consta básicamente de una cabeza que ejerce una compresión sobre la superficie del terreno (en general sobre un elemento de hormigón intermedio), de un bulbo de anclaje en que se transmiten al terreno las tracciones generadas como reacción, y de una zona libre situada entre ambas. El bulbo o zona de anclaje es la parte en que los cables /barra se adhieren al terreno y donde le transmiten su carga. La diferencia entre la longitud total y la longitud de bulbo es la longitud libre.